Tritón vientre de fuego (Cynops orientalis)

El tritón vientre de fuego (Cynops orientalis) es un animal común en las tiendas de animales exóticos e incluso en comercios de acuariofilia. ¿Pero sabemos realmente que es un tritón y que necesidades requiere para su mantenimiento en cautividad? En esta sección podemos encontrar la respuesta a todo lo que hemos querido saber de estos interesantísimos anfibios; tenerlo en casa puede ser muy didáctico, pues son animales con una forma de vida realmente increíble.

Morfología, distribución y hábitat natural
Los tritones de vientre de fuego, provienen de China y Japón, donde habitan las zonas más húmedas con corrientes de agua más bien pobres o prácticamente nulas, como estanques o lagos. La especie se caracteriza por ser completamente negra, a excepción del característico vientre anaranjado con manchitas anegradas que tanto caracteriza a estos populares anfibios. El sexado no es fácil y sólo factible por expertos, pero en general se podría decir que las hembras tienen el cuerpo algo más redondo que el de los machos, característica que sólo puede observarse en los ejemplares adultos; también hay otra forma de sexado que es mucho más fácil de practicar, ya que durante la época de reproducción (de Abril a Junio), la cola del macho adquiere un color algo más morado, indicando que está lleno de esperma y preparado para emparejarse.
Como el resto de anfibios, los tritones desarrollan la metamorfosis; como ya sabréis consiste en el cambio físico de su propio cuerpo correspondiendo a su edad. Así por ejemplo las larvas de tritón son minúsculas y sin patas, más tarde adquieren un cuerpo más parecido al del tritón propiamente dicho con unas ramificaciones en los lados de la cabeza... pero siempre sin dejar su vida exclusivamente acuática. Al desarrollar el estado de adulto también desarrolla su sistema respiratorio y es capaz de vivir fuera del agua, siempre que disponga de suficiente humedad. Por cierto, dicho sistema respiratorio es la piel, que cambia varias veces durante el año, mediante mudas.

El agua
El agua destinada para el tritón vientre de fuego no requiere ningún parámetro especial; bastará en mantener el pH entre 6 y 8 y regular el ciclo del nitrógeno para que esta contenga el menor valor de amónico, nitritos y nitratos posible. Todo esto evitará carencias en la piel de nuestros anfibios que pueden resultar perjudiciales, tales como los hongos (a los cuales suelen ser bastante vulnerables) o reacciones perjudiciales al realizar la muda.
El agua del grifo será más que suficiente, pero vale más que la mejoremos. Para hacer esto, lo mejor es corregirla químicamente con algún producto tipo Sera Aqutan o Tetra Aquasafe. Esto elimina del agua los metales pesados y el cloro.

Alimentación
Es muy común alimentar a los tritones vientre de fuego con larvas rojas de mosquito y por su contenido de vitaminas, eso podría suponer un gran acierto, pero un inconveniente si sólo alimentamos a los anfibios con esta comida (o únicamente con cualquier otra comida). Lo mejor es prevenir carencias nutricionales con una variedad alimenticia, como alternar alimento congelado y alimento vivo. A veces puede ser un buen complemento ofrecer otra clase de comida, como algún pienso enriquecido vitaminicamente que se ofrecen para peces, pero no todos los tritones la llegan a aceptar.
El alimento congelado lo podemos fijar en las larvas rojas de mosquito, pues es lo más parecido de lo que se nutren en la naturaleza; lo demás son alimentos congelados, generalmente provienen del mar, lo cual sería desacertado pues los tritones no podrían metabolizarlos bien. El alimento vivo se divide en terrestres y acuáticos: los terrestres están compuestos por gusanos de la harina y grillos pequeños, que son muy adecuados en acuaterrarios donde predomine la parte terrestre pues del contrario muchos invertebrados perecerán al ahogarse en el agua, teniendo entonces un problema doble, primero que el alimento ya no sirve, pues al no estar vivo ya no activa el instinto de depredación del tritón y segundo que nos contaminará el agua al pudrirse; también podremos usar otra clase de alimentos, como moscas, oruguitas blancas y lo que se nos ocurra (mientras no haya sido contaminado con insecticidas, ni sea venenoso y quepa en la boca de los tritones).
Los alimentos vivos acuáticos están formados por todos aquellos alevines de peces vivíparos como los guppys, gambusias, molly, molly vellifera, platys o xifos (también sirven los ovíparos, pero no son tan fáciles de conseguir). Estos vivirán mucho tiempo en el agua hasta ser cazados, lo cual es una ventaja respecto a su conservación. Si disponemos de una zona acuática suficientemente grande podemos mantener los peces vivíparos por grupos de 3 hembras por cada macho, de tal manera de asegurarnos una descendencia continua y unas provisiones de alevines permanentes; eso claro está, en el caso de tener una zona acuática grande y un sistema de filtración decente... Deberemos tener cuidado en los vivíparos que escojamos, pues si ponemos guppys o gambusias adultos con tritones muy grandes, se los comerán igualmente a ellos que a sus alevines.
Los tritones jóvenes deberían comer cada día por razones de desarrollo y de crecimiento, mientras que los adultos, podrían hacerlo una vez cada dos días sin ningún problema.

 

Compatibilidad
En este episodio cuidaremos de elegir sabiamente los compañeros de nuestros tritones vientre de fuego. Óbviamente, lo mejor para ellos es mantener solamente ejemplares de su misma especie y de su mismo tamaño (o acabarán practicando el canibalismo entre ellos mismos). También se pueden mezclar con otras clases de tritones de diferente especie, como por ejemplo el tritón de California (Taricha torosa), ya que este comparte sus mismos requerimientos de temperatura y en general el mismo tipo de acuaterrario... en cambio otros tritones procedentes de diferentes climas son una mala combinación, como por ejemplo el tritón asiático rojo, pues aunque sea muy bonito y sepamos que no se peleará jamás con los demás tritones, requerirá temperaturas mucho más bajas y por lo tanto exigiría un acuaterrario de unas características muy diferentes.
 

Otros anfibios son una buena elección, mientras posean un tamaño similar, pues estos animales tienen el instinto de comerse cualquier cosa que se mueva y que les quepa en la boca. En cambio respetarán a todos aquellos que sean demasiado grandes para engullirse; así por ejemplo podemos mezclar tritones jóvenes con ranitas arborícolas tipo Hyperolius sp. o Dendrobates adultas, ejemplares medianos con Bombinas orientales e Hyla cienerea y adultos con Bombina grandes y ranitas acuáticas de tamaño considerable... todo el truco está en poner animales del mismo tamaño (incluso dentro de la misma especie). Pero ¿qué es lo que no podemos hacer?, pues por ejemplo mezclar Hyperolius con tritones adultos o tritones jóvenes con ajolotes, pues en un caso el tritón sería depredador y en el otro presa.
Mezclar tritones con reptiles ya es más delicado por no decir totalmente desaconsejable, ya que mezclarlos con cualquier clase de tortuga es condenarlos a muerte y mezclarlos con saurios pequeños tipo anolis, geckos o camaleones pequeños es jugársela, pues éstos tendrán bastantes números de morir ahogados.
Respecto al hombre no es nada agresivo, quizás uno de los animales más nobles. Aunque puede acostumbrarse a la mano, tampoco no es bueno sacarlos continuamente del acuaterrario o correremos el riego de estresarlos en exceso.

Reproducción
La reproducción del Cynops orientalis es algo muy interesante para aquel aficionado observador del comportamiento animal.
Para desarrollar la reproducción, deberemos regular el ciclo diurno/ nocturno en el acuaterrario de los tritones. ¿Cómo se hace eso? Pues eso se hace controlando el período de apagado/ encendido de los fluorescentes y también controlando el período de lluvias si mantenemos nuestros tritones en un acuaterrario donde predomine la parte terrestre (pulverizando con agua frecuentemente).
La reproducción se realiza en la primavera, prolongandose en ocasiones hasta los primeros meses de verano, pero por norma general, esta será de Abril a Junio; el ritual de apareamiento empieza cuando el macho busca por todo el acuaterrario a una hembra adulta y luego la fertiliza. El apareamiento se produce fuera del agua; por norma general, alrededor de 200 huevos son incubados, aunque no todos serán fértiles.
Poco después la hembra esparce los huevos por todo el acuaterrario: en el agua cerca de la costa, en hojas de las plantas que podamos albergar (tanto terrestres como acuáticas), o en plantas tipo musgo de Java que podamos tener... pero siempre en las zonas húmedas.
Los papás tritones no son muy cariñosos con su prole y tenderán a comérsela a la mínima ocasión que tengan, así que separaremos los huevos y los mantendremos en otro acuario de unos 20 litros, con mucha agua pero con algo de superficie y procurando que entre en el acuaterrario de cría algo de luz solar natural (o mucho mejor colocando un fluorescente de espectro solar), pues del contrario el proceso de metamorfosis no se desarrollará adecuadamente. Entre las 2-4 semanas los huevos habrán eclosionado y empezará la magia de la metamorfosis, entonces será cuando las larvitas de tritón empezarán a alimentarse y comenzará el show de procurar alimento vivo, pues sólo querrán comerse aquello que se mueva; para eso podemos hacer un cultivo de infusorios o incluso duplios de artemia (y para 200 larvas vale más tener unas buenas provisiones), pero siempre los ofreceremos después de bañarlos en alguna clase de líquido vitamínico, empezando a ofrecerlos minutos después de nacer, pues ya estarán buscando comida.

Cuando los tritoncitos ya sean mayores, podemos cambiar su alimentación por artemia salina adulta, daphnia o cyclops... pero siempre que esté vivo o lo van a ignorar, lo cual puede ser muy malo pues provocará que el agua se contamine y eso es lo que deberemos evitar en las primeras etapas metamorficas de los Cynops, por lo que realizaremos frecuentes cambios de agua, recordando que el agua nueva deberá estar a la misma temperatura que la demás.

Con el tiempo los pequeños tritones irán creciendo y cambiando su cuerpo, por lo que iremos cambiando de acuaterrario a los más mayorcitos, para evitar que se coman a sus hermanos menores; pues no todos los tritones crecen al mismo ritmo.
Más adelante ya podrán acostumbrarse a comer la larva roja de mosquito, tubifex y presas vivas más grandes, como los alevines de vivíparos. Entre los 3 y 4 meses habrá finalizado la metamorfosis y nuestros pequeños tritones, ya serán tritones y no renacuajos. Ahora todo volverá a su ciclo natural, pues estos pequeños serán los encargados de la siguiente generación.fuego (Cynops orientalis)

Contacto

La caseta de Trufa
Alcalá de Henares Madrid

Toda la información contenida en esta página es propiedad de La caseta de Trufa o se ha obtenido autorización de sus autores para su publicación. No se permite la reproducción © 2013 Todos los derechos reservados.

Crea una página web gratisWebnode